• Próximos Eventos

    No hay próximos eventos actualmente.

  • Home
  • /Investigación
  • /LAS UNIDADES DE TRANSICIÓN PARA EL ENGRANAJE PERFECTO EN LA ATENCION DEL SÍNDROME DE POLAND
LAS UNIDADES DE TRANSICIÓN PARA EL ENGRANAJE PERFECTO EN LA ATENCION DEL SÍNDROME DE POLAND

LAS UNIDADES DE TRANSICIÓN PARA EL ENGRANAJE PERFECTO EN LA ATENCION DEL SÍNDROME DE POLAND

En la mayor parte de los hospitales del sistema público de salud, la atención sanitaria se divide entre la edad pediátrica, con asistencia en los hospitales Materno-Infantiles, y los adultos, en la residencia general. Esta línea divisoria se traza en torno a los 14, 15 ó 16 años en función de cuestiones logísticas particulares de cada centro. Sin embargo, no se ha considerado en esta división la partición aleatoria de una franja de edad clave en el desarrollo físico y social del paciente: la adolescencia . Se considera adolescencia al rango de edad comprendido entre los 13 y los 18 años. Una etapa de la vida marcada por los cambios, tanto anatómicos como psicológicos y sociales, caracterizada por la necesidad de autoestima y aceptación por parte del entorno. Precisamente, es en estos años cuando muchos de los pacientes afectos de Síndrome de Poland acceden a nuestras consultas por primera vez: en el caso de las mujeres, ante la ausencia del desarrollo unilateral de la mama; en el caso de los varones, por la depresión en la región torácica que les genera inseguridad ante su imagen corporal. Cl ásicamente, hemos evitado tratar la mama de los pacientes en edad pediátrica y hemos demorado las alternativas de tratamiento a su completo desarrollo, para ofrecer soluciones “definitivas”, obligándoles a esperar hasta los 16-18 años. Esta demora de tratamiento implica, innegablemente, un sufrimiento del niño durante unos años cruciales, que puede desencadenar consecuencias psicológicas severas. En los últimos años, estamos trabajando para que la atención del niño adolescente sea integral, desde que comienzan los cambios físicos y empieza a tener percepción de la distorsión de su imagen corporal, hasta que ha completado su desarrollo y, con él, su tratamiento reconstructivo. Para ello trabajamos en Unidades de Transición , ofreciendo una atención unitaria e integral desde los 12 hasta los 23 años. Estas unidades de transición nos van a permitir evitar anticipaciones o retrasos del tratamiento, ofreciendo siempre cirugías en el Momento Óptimo. ¿ Y cuándo es el Momento Óptimo para la intervención de los pacientes afectos de Síndrome de Poland? No podemos generalizar y cada caso debe ser​valorado individualmente, conociendo la situación física del paciente y su afectación psicológica, pero sí podemos ofrecer alternativas de tratamiento desde que el paciente lo solicite. Tenemos opciones terapéuticas que, aunque no sean definitivas en muchos casos, pueden permitir que los niños se enfrenten a su situación particular hasta que se les pueda ofrecer un tratamiento completo, mejorando su calidad de vida, su integración social y su relación con el entorno. Como especialistas, es importante no olvidar que no operamos cuerpos, operamos personas, con unas circunstancias concretas que deben ser estudiadas y tenidas en cuenta a la hora de ofrecer distintas opciones terap éuticas. No podemos imponer líneas rígidas en la edad de la cirugía ni modos concretos de resolver casos tan diversos. Asimismo, debemos proporcionar una atención médica continuada y consensuada, de cara a que el paciente siempre tenga un referente a quien expresar sus necesidades, sus miedos y sus requerimientos particulares. Y ofrecer un entorno hospitalario que nos permita la atención integral independientemente de la gravedad del caso o la edad del paciente, a través de las unidades de transición.

Dra. Eunate Martí Carrera

Cirujano Plástico

Hospital 12 de Octubre, Madrid.